Seleccionar página

la buena suerte

Los que llevéis un tiempo leyendo el blog ya sabréis que no soy muy amigo de lo que solemos llamar “tener buena suerte” y mucho menos de dejar las cosas en manos del azar.
De hecho, una de mis entradas populares fue mi post  indignado pidiendo que no dejaseis vuestro destino en manos de un golpe de suerte, porque si eliges poner tu futuro en manos de algo o de alguien, ya estás eligiendo perder: “No compres lotería, imbécil”

 

A pesar de esto, me encanta la gente positiva, la que piensa que todo va a salirle bien. De hecho creo que cuanto más positivo seas mejor te pueden salir las cosas, y si salen mal no te desanimarás tan fácilmente como el negativo; ya que tratarás de encontrar soluciones a los contratiempos y acabarás llegando a la meta que te habías fijado.
Pero es que hay dos tipos de optimistas: el que hace todo lo posible para que todo le salga bien y el que no hace nada porque cree que todo le saldrá bien… A este último no hay nada que le diferencie del negativo que no hace nada porque cree que todo le va a salir mal: “¿Para qué voy a buscar trabajo si no hay?”, “¿Para qué voy a estudiar si ninguna carrera te garantiza un futuro?”, “¿Por qué tengo que ser agradable con los demás, si los demás no lo son conmigo?”… Os suena ¿verdad?
Los resultados de ambos son similares, tanto del positivo como del negativo, que no actúan porque piensan que su futuro ya está escrito. No conseguirán absolutamente nada; y si lo consiguen no sabrán valorarlo porque les ha llegado de casualidad y no estarán preparados para ello.

En este libro tratan el tema de la suerte como algo que hay que buscar de manera activa; creando las condiciones necesarias para que aparezcan. Y es que la suerte sólo sonríe a los que preparan el camino para que esta llegue.

Álex Rovira y Fernando Trias de Bes inventan una fábula en la que dos caballeros medievales antagónicos tratarán de encontrar la buena suerte en un bosque encantado.
No os voy a destripar nada de la historia, porque en este blog trato de quedarme siempre con las mejores enseñanzas de los libros que voy leyendo, pero cuando me enfrento a cuentos, novelas o fábulas, prefiero no destripar nada de la trama; porque esa parte hay que sentirla y disfrutarla.

Así que aquí os dejo con todo lo que he aprendido del libro, quitando toda la historia que hay detrás (que si algún día la leéis, os ayudará a memorizarla y entenderla aún mejor):

La buena suerte puede crearse, es una cuestión de fe, generosidad y amor.
Hay una serie de reglas para crear buena suerte en cualquier situación:

Regla nº1: La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti. En cambio, la buena suerte la crea uno mismo, por eso dura para siempre.

Regla nº2: Muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella. Sólo se obtienen cosas nuevas cuando se hacen cosas nuevas.

Regla nº3: Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la buena suerte llegue, debes crear nuevas circunstancias.

Regla nº4: No hay que buscar sólo el propio beneficio; la vida te devuelve lo que das. Los problemas de los demás son a menudo la mitad de tus soluciones. Si compartes tu buena suerte, siempre ganarás más.

Regla nº5: Si “dejas para mañana” la preparación de las circunstancias, la buena suerte quizá nunca llegue. Da el primer paso hoy.
Corta las ramas viejas, libérate de lo que no sirve, siente que durante el proceso de lograr tu objetivo disfrutas de lo que haces, te diviertes, te apasionas y todo ello tiene sentido, sea cual sea el resultado final.

Regla nº6: Las personas que piensan que no tienen suerte buscan otras personas que les confirmen su forma de ver la vida. Ser víctima no le gusta a nadie, pero exime, aparentemente de toda la responsabilidad de la desgracia.
La perspectiva, la distancia, tener el horizonte en la vista siempre da ideas útiles e inesperadas. A veces parece que la suerte no llega, pero no desistas y sigue creando oportunidades.

Regla nº7: A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa lo más mínimo.

Regla nº8: Cuando una persona ya no tiene fe en que puede crear buena suerte, se la compra al primero que se la ofrece, pero nadie puede venderte suerte. La buena suerte no se vende. Desconfía de quien quiera vendértela.

Regla nº9: Cuando hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la buena suerte llegue, confía. Desconfía, en cambio, del que te propone asuntos en los que se gana mucho de forma fácil y rápida.

Regla nº10: Crear buena suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡Siempre está ahí!
La suerte es la suma de oportunidad y preparación. Si creas las condiciones adecuadas, la oportunidad te estará esperando. La buena suerte no es algo que pase a pocos que no hacen nada; es aquello que nos puede pasar a todos, si hacemos algo.

Crear buena suerte, por lo tanto, únicamente consiste en crear circunstancias. Puedes crear tantas como quieras y tendrás buena suerte ilimitada. Tú eres la causa de tu buena suerte.
La buena suerte nunca llega a tus manos por casualidad.

Algunos de los grandes pensadores de la humanidad coinciden con esta visión de la buena suerte:

– El 90% del éxito se basa simplemente en insistir (Woody Allen)
– La suerte favorece sólo a la mente preparada (Isaac Asimov)
– La suerte es el pretexto de los fracasados (Pablo Neruda)
– Creo muchísimo en la suerte y descubro que cuanto más trabajo, más suerte tengo (Stephen Leacock)
– Existe una puerta por la que puede entrar la buena suerte, pero tú tienes la llave (proverbio japonés).
– La resignación es un suicidio cotidiano (Honore de Balzac)
– Que la inspiración llegue no depende de mi. Lo único que yo puedo hacer es ocuparme de que me encuentre trabajando (Pablo Picasso)
– La suerte del genio es un 1% de inspiración y 99% de transpiración (Edison)
– Tú eres el motivo de todo lo que te sucede (Niki Lauda)
– Sólo aquellos que nada esperan del azar, son dueños del destino (Matthew Arnold)
– La suerte no es más que la habilidad de aprovechar las ocasiones favorables (Orison Swett Marden).

Podéis adquirir este pequeño libro, de la editorial “Empresa Activa” en Amazon, por menos de 10€:
“La Buena Suerte”

la buena suerte

La Buena Suerte – Álex Rovira y Fernando Trias de Bes.
4.75 (95%) 8 votes