Seleccionar página

¿Qué necesitas para ser blogger de moda? ¿Cómo seducir a las marcas?

influencer

Últimamente ando investigando todo el tema influencers y gente que vive de su blog y su imagen personal; así que cuando vi este libro en la librería me llamó poderosamente la atención.
Ahora que estoy a punto de llegar a 100.000 seguidores en Twitter; algunas marcas se ponen en contacto conmigo para que les haga publicidad, invitarme a eventos o hacerme regalos “desinteresados”. He tratado de poner un poco de orden en todo esto y saber qué debo aceptar, qué cosas me pueden perjudicar y cuánto debo pedir en caso de que alguna marca sea acorde a lo que busco mostrar; y la verdad que este libro ha conseguido resolver prácticamente todas mis dudas.

Empecé a ojearlo y vi que era justo lo que estaba buscando. Además estaba escrito de forma bastante amena, mediante entrevistas a diferentes personas del sector.
Una semana después lo he “devorado” porque me ha hecho descubrir un mundillo que ni sabía que podía existir. He alucinado con las cifras que se manejan en el sector, con los beneficios que tienen las marcas, con cómo se monta todo este entramado y con los malos rollos que tienen algunas blogueras con los periodistas, las famosas, las marcas y sobretodo entre ellas mismas.

Ana Fernández Pardo entrevista en “Marca busca egoblogger” a 19 profesionales del mundo del marketing, el periodismo, las relaciones públicas, community managers, asesores de marcas de moda y gran consumo, fotógrafos, etc; creando así un mapa bastante completo de cómo funciona esta nueva profesión y de cual es el camino correcto a seguir para que no se cree una burbuja y ni las blogueras ni las marcas pierdan de vista el objetivo (en el caso de las primeras lograr seducir al posible cliente y en el caso de las segundas crear una imagen personal positiva y creíble).

Las entrevistas son bastante interesantes porque dan puntos de vista muy diferentes sobre un mismo tema. Pero lo que más me ha gustado del libro han sido, sin duda, las reflexiones finales de Ana F. Pardo, en las que resume las claves para ser una buena bloguera que seduzca por igual a lectores y a marcas.

Ana Fernández Pardo es consultora en comunicación y marketing, profesora de universidad y licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. Se nota muchísimo que le entusiasma su trabajo y tenemos mucho que aprender de su manera de tratar con la gente. Está donde está por su sencillez y su cercanía. Por ejemplo, podéis observar el buen rollo que mantiene con sus entrevistados y entrevistadores en este divertido video:

Además compartimos la misma visión sobre el trabajo y las relaciones personales.

Si te interesa el mundo de la moda, eres community manager o influencer (o estás pensando en convertirte en uno/a); este libro es para ti. Os dejo con algunas de las frases que más me han sorprendido de sus entrevistas y con las que más he aprendido:

Un egoblogger es aquel que muestra su día a día en él. Un diario personal en el que sus autores se convierten en redactores y modelos.
No tienen vocación informativa y no hablan de actualidad. Sólo comparten con sus lectores cómo visten, a qué eventos asisten, qué viajes realizan, cómo decoran sus casas…

El formato es sencillo. Todo el mundo puede ser egoblogger porque cualquiera puede escribir un diario sobre sí mismo. El mérito reside en despertar el interés de una comunidad de seguidores y eso sólo lo consiguen unos pocos privilegiados. La clave del éxito parece ser su credibilidad asociada a su espontaneidad e independencia a la hora de compartir su propia visión personal.

Tener una comunidad de fieles seguidores convierte a los egobloggers en influencers en lo que respecta a la creación de opiniones y a la prescripción de productos o marcas. Lo que nació como hobby se ha convertido, en muchos casos y de forma inesperada, en una profesión.

Lucía Pardavilla (periodista, community manager e influencer):
– Los egobloggers no son celebrities porque no tienen valores asociados a su imagen. Muchos todavía no han trabajado su marca personal. Si lo hubieran hecho, no se parecerían tanto entre ellos.
– Muchos bloggers sólo buscan rentabilizar su medio y por eso aceptan todo tipo de propuestas. Pero no puedes promocionar una marca un día y al día siguiente, otra de la competencia. No es coherente ni creíble.
– Sé perfectamente lo que tengo que hacer para conseguir más retweets: queja fácil, ironía y humor negro. Nadie retwittea artículos de comercio exterior…

Gracia Rivas (blogger y social media strategist):
– No contemplo la repercusión gratuita en egoblogs. Ellos no pueden promocionar todo. Se trata de un trabajo, tienen muchos gastos y deben cobrar por ello.

Como mínimo contemplo 150€ por post, pero una blogger muy conocida puede cobrar unos 800€. Por asistir a un evento y cubrirlo en redes sociales, de 600 a 3000€.

– Las acciones con bloggers ayudan a conseguir posicionamiento, viralidad y ventas. Cuando organizo sorteos en blogs, esos productos se agotan en tiendas. Son acciones muy rentables.

Laura Vázquez (responsable de social media y relaciones públicas):
– Hay 2 formas de conseguir que un influencer hable de ti: contratación publicitaria o relaciones públicas. La segunda consiste en construir relaciones a largo plazo generando experiencias interesantes y exclusivas que aporten valor para el influencer y su comunidad.

Leyre Olano (responsable de marketing en Alain Afflelou):
– Uno de los atractivos de trabajar con bloggers es mejorar el posicionamiento de las marcas en los buscadores.
– A las marcas no les interesa lo bueno que sea tu blog, sino tu capacidad de prescripción y la coherencia de tu contenido con su producto para que no se perciba un fin publicitario.

Rai Robledo (influencer y fotógrafo profesional):
– Los influencers son personas en las que la gente confía. Por ejemplo, si yo promociono una cámara, habrá seguidores que la compren porque la han descubierto gracias a mi publicación.
– Las mejores horas para publicar en redes sociales son a última hora de la mañana o por la noche. Y el precio que una marca debe pagar por un tuit debe depender de la hora, porque la audiencia no será la misma.

Marta Ferrer (directora de relaciones públicas en Globally):
– Los bloggers han sido muy maltratados por las marcas. Los han utilizado aprovechándose de su desconocimiento de este mundillo. Pero ahora ellos tienen el poder. Las marcas se lo han dado y eso ya es irreversible.
– Nosotros siempre ideamos campañas con conceptos creativos basados en experiencias para que la repercusión en sus blogs sea natural.
Los posts patrocinados supervisados al detalle por las marcas reciben muchas críticas. Son demasiado evidentes.
– Cuando un blogger pierde credibilidad, pierde también seguidores y las marcas dejan de confiar en él.
– Algunas bloggers muy conocidas eliminan la opción de comentar en su blog, por desear una imagen más aspiracional, haciéndolas parecer celebrities. No permitir comentarios o no responderlos es un error. La clave de un blog es la interacción y bidereccionalidad. Es lo que los diferencia de los medios convencionales.

César Manzanera (consultor digital en Ketchum):
– El secreto de un egoblog es la difusión de experiencias y el mejor ejemplo de involucración con una marca es permitir que forme parte de tu vida.
– Es importante que haya unas reglas del juego porque la publicidad en twitter se está yendo de las manos. Ya es obligatorio incluir el hastag #publi en un tweet patrocinado.
– Las agencias tenemos listados de tarifas por tweet de famosos. Alguno me ha llegado a comentar que tenía que organizarse para publicar varios tweets pactados. Eso es demasiado forzado.

La tarifa depende de su prestigio y de su audiencia. Suele ser más caro contratar a alguien con una imagen fiable, de quien no te esperas que publique un texto patrocinado. Puede ir desde 500€ hasta 30.000€.

– Un perfil de una blogger con 20.000 o 50.000 seguidores puede cobrar perfectamente por tweet 200 o 300€.

Beatriz Navarro (directora de marketing en Starbucks y Fnac):
– El principal objetivo de las marcas es enamorar a los bloggers y convertirlos en sus fans, para que sean prescriptores convencidos de sus firmas y productos. Starbucks lo consiguió hace tiempo y es una de las marcas top en redes sociales, ligada al boom de Instagram. Su imagen es muy estética y sus productos son perfectos para fotografiar.
– En un blogger primero valoramos lo cualitativo, y después, las cifras. No interesa llegar a una audiencia poco afín a través de un influencer que no sea realmente consumidor de la marca. Es incoherente.
– El consumidor tiene un poder inmenso con las redes sociales y las marcas debemos aprovechar la oportunidad de escucharlo para satisfacerlo.
– Los bloggers son los nuevos informadores. Su trabajo es también una forma de periodismo. La diferencia es que hablan en primera persona contando sus experiencias porque lo hacen desde el punto de vista del consumidor. Contratar a un blogger sesga su opinión.

Conclusiones finales de la autora. Consejos para ser una egoblogger o influencer:

  • ¿Por qué las marcas necesitan egobloggers?:
    – Por su posicionamiento lifestyle: Todas las marcas buscan transmitir una imagen trendy. Las de moda ya lo tienen más o menos conseguido, pero algunos productos de consumo no tienen cabida en una revista de moda. Sin embargo, sí tienen cabida en un egoblog porque ekkis comparten sus experiencias diarias.
    – El feedback: Los blogs son medios bidireccionales, así que a prioriri representan una vía perfecta para conocer la opinión de clientes potenciales sin necesidad de hacer estudios de mercado o encuestas de satisfacción.
    – Credibilidad y engagement: La clave del éxito de los egoblogs pasa porque sus autores son personas normales que cuentan experiencias cotidianas, su día a día. Cualquiera puede hacerse egoblogger por lo que también cualquiera puede identificarse con ellos. Y eso los hace más creíbles que a las celebrities y con mayor capacidad para generar engagement o conectar con su público.
    – El precio: La publicidad es cara y los egoblogs han reventado el mercado. Además lo han hecho de forma inocente, porque sus autores no son, en principio, expertos en marketing. La mayoría no sabe cuánto cuesta una página de publicidad en una revista. Ni lo saben ni lo intuyen.
    Cuando tuvieron que decidir las primeras tarifas, tiraron a la baja porque valoraron el tiempo que les iba a llevar realizar el trabajo solicitado. Pero ya están aprendiendo que en el mundo de la publicidad no se paga por el tiempo invertido, sino por su repercusión.
    – Tráfico, ventas o prescripción: Las marcas con tienda online pueden generar tráfico directo a su site a través de los bloggers. Las firmas valorar la compra por impulso porque todos sabemos que hay cosas que si no se adquieren en el momento en el que se descubren, puede desaparecer el deseo de hacerlo.
    – Posicionamiento SEO: Conseguir que mencionen o linken a una página en otras bien reputadas y con una audiencia considerable ayuda a mejorar el posicionamiento en buscadores como Google.
    Para ello es imprescindible que las bloggers también tengan unos mínimos conocimientos de SEO.
  • ¿En qué se fijan las marcas?
    – Afinidad: El blogger debe encajar con la marca. El objetivo es llegar a través del blog a los clientes potenciales; y presumiblemente, los lectores de uno no afín no son sus posibles consumidores.
    Encontrar “brand lovers” permitirá plantear colaboraciones a largo plazo y garantizará la fidelidad.
    – Reputación o profesionalidad: Que el blogger esté bien valorado y sea ajeno a polémicas y que realice un buen trabajo, a tiempo y acorde a lo esperado.
    – Audiencia: Las marcas tienen muy en cuenta el número de seguidores. Pero también deben fijarse en el número de visitantes que recibe el blog (dato que facilitará la blogger) y su klout, o índice de influencia, que es un dato público y bastante fiable.
    – Marca personal: algunas bloggers ofrecen valores asociados a su imagen. Atribuir valores a la imagen de una marca son palabras mayores.
    Contar con valores asociados inevitablemente posiciona y eso puede implicar que, mientras se abren unas puertas, se cierran otras.
  • Errores que las marcas no perdonan:
    – Falta de responsabilidad o profesionalidad: no cumplir en su totalidad lo acordado o responder tarde a los emails. La comunicación en el mundo online exige inmediatez.
    – Negarse a enviar los datos o mentir: si una blogger se niega a enviar sus estadísticas, la marca pensará que tiene algo que ocultar. Y seguramente será verdad.
    Twitter parece ser el canal más honesto para medir la influencia de cada perfil, pues es totalmente público y existen muchas herramientas para analizar la repercusión.
    – No dan cobertura a un regalo: podrá ser motivo para excluir a una blogger de la base de datos.
    – Exceso de ego: tener autoestima es necesario para dedicarse a esto, pero creerse mejor que los demás y exigir condiciones desproporcionadas e injustificadas, es consecuencia de no tener los pies en la tierra.
    – Infidelidad: las egobloggers, en sus posts de moda, no están posando para el catálogo de una firma, sino incluyendo cada marca en sus looks diarios, por lo que es lógico que varias compartan protagonismo.
    – Eliminar los comentarios en el blog: las marcas quieren ver el feedback de los lectores, puesto que para eso han contratado un medio bidireccional.
    – Cometer faltas de ortografía.
    – Avergonzar a la agencia ante el cliente: asistir en condiciones poco apropiadas a un evento, robar productos o no  saber estar.Si quieres descubrir más trucos para convertirte en una verdadera egoblogger o en un influencer reputado puedes comprar Marca busca egoblogger” pinchando AQUÍ.

    marca busca egoblogger

    Y tú ¿qué trucos utilizas para ser influyente en redes sociales y blogs? ¿Qué te parecen los que cuentan en el libro? Cuéntamelo en los comentarios.

Marca busca egoblogger – Ana Fernández Pardo
5 (100%) 4 votes